Ingredientes (para 4 personas):

1 kg de patatas

1 cebolla grande

6-8 huevos medianos

Un chorrito de leche

Aceite de girasol para freir

Sal

Opcional: pimiento verde y rojo, chorizo, tacos de jamón york, jamón ibérico o queso manchego rallado.

 

Tiempo de elaboración: 40 minutos

 

La tortilla de patatas es tal vez el plato español más típico o uno de los más conocidos. Solo por este motivo ya merece que le dediquemos esta vídeo receta, porque hay muchas maneras de hacerla, muchas versiones y aquí os vamos a proponer algunas.

Primero empezamos eligiendo el tipo de patata que vamos a utilizar. Dependerá del gusto de los comensales, pero en nuestro restaurante siempre elegimos una patata para hervir, que quedan más blancas a la hora de freír pero también quedan un poco más jugosas. Si usáis este tipo de patata solo tened en cuenta que por más que la friais no cambiará el color a dorado.

 

Una vez tengamos las patatas las pelamos, siempre intentando desperdiciar la mínima patata que se pueda, lavamos la patata y la cortamos en 4 porciones y de esas porciones vamos haciendo cuadrados más o menos de un grosor de 1 cm.

 

Cuando estén todas cortadas las lavamos de nuevo y las ponemos a freír en abundante aceite de girasol. Habitualmente no utilizamos aceite de oliva para freír porque le aportaría un sabor demasiado intenso y perderíamos el sabor original de los ingredientes principales. Eso sí, guardaremos el aceite de oliva virgen extra en crudo para el pan con tomate con el que acompañaremos la tortilla.

 

En este punto de la receta podemos añadir los ingredientes que queramos. Lo habitual es dejarla así o añadirle cebolla cortada en juliana, pero también podemos añadirle pimiento verde y rojo. También podéis añadir chorizo, tacos de jamón york, jamón ibérico o queso manchego rallado. O mezclar varios de estos ingredientes. Cuando los ingredientes son crudos se cortan en cuadrados y se fríen junto con las patatas. Los ingredientes curados se añaden directamente al huevo junto con las patatas ya fritas y se mezclan. Estas son algunas de nuestras variedades favoritas, pero os animamos a experimentar con otros ingredientes.

 

A continuación batimos los huevos en proporción a la cantidad de patatas que tenemos, por ejemplo, por 1 kilo de patatas utilizaremos de 6 a 8 huevos medianos. Los batimos hasta que queden espumosos y añadimos un poco de sal. Si hacéis la tortilla en casa podéis probar un truco que seguro que conocen todas las abuelas. ¡Os avisamos que a algunos no os parecerá nada apetecible pero a otros os encantará! Consiste en añadir un chorrito de leche a los huevos batidos y volvemos a mezclarlos. Este pequeño detalle le aportará más jugosidad a la tortilla, que quedará más esponjosa. Si sois alérgicos a la lactosa podéis probar con una leche vegetal. En el restaurante nunca le añadimos leche precisamente por si hay personas que son intolerantes o alérgicas pero si lo podéis probar en casa notaréis la diferencia.

 

Siguiendo con la receta, cuando la patata esté frita la sacamos de la sartén con una espumadera y la  colocamos en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Mezclamos los huevos con las patatas y otros ingredientes hasta que quede todo bien mezclado.

 

Es importante seleccionar una sartén antiadherente para evitar que se pegue la tortilla. Ponemos un chorrito de aceite de girasol del que ha sobrado de freír las patatas, lo extendemos bien y volcamos la mezcla de huevos, patata y otros ingredientes en la sartén. Cuando se haya hecho por un lado, ponemos un plato plano por encima de la sartén, la sostenemos firmemente por el mango y con la otra mano sujetamos el plato, le damos la vuelta a la tortilla y volvemos a poner la tortilla en la sartén para que se haga por el otro lado.

 

Podemos dejar la tortilla muy hecha (más seca y compacta), a medio hacer (más jugosa) o incluso poco hecha (con un poco de huevo líquido por el centro). Esto ya dependerá de cocinero y comensales, ya que sobre gustos no hay nada escrito. Finalmente solo nos quedará disfrutar de esta maravillosa tortilla de patatas y sus variedades con amigos o familia. Un plato riquísimo que lo podemos acompañar con un pà amb tomaquet y una buena ensalada de temporada.